El cliente es un diseñador de moda de reconocido prestigio con un estilo muy definido. En base a esto se ha diseñado un espacio interior donde se respiran líneas puras y contrastes de tan solo 2 colores. Concretamente el "azul ultramar" recorre toda la vivienda y camufla los pilares a través de unos muros flotantes que rebajan la altura en algunos puntos.

Un aspecto importante es el de posicionar el estudio-taller con un carácter semi-abierto que posibilita las visitas y conecta la zona de reunión mediante una pasarela ficticia. Debido a este motivo se ha huido de la clásica estructura de bandas en favor de zonas más abiertas que rompan el pasillo. Por último se ha tenido también muy en cuenta los flujos de iluminación natural dotando a los espacios de mayor uso de prioridad respecto a ello.

 

*Realizado dentro del Grado en Diseño Integral y Gestión de la Imagen.

Año 2019

Captura de pantalla 2019-07-14 a la(s) 1